Publicado en Psico-Educación

SUICIDIO: Mitos

MITO REALIDAD

pintura suicidio

  • Los que hablan de suicidio no lo llevan a cabo: 8 de cada 10 personas que se han suicidado habían advertido de forma clara su intención de hacerlo. Lo que quiere decir que el 20% no quiso hablar y que el 80% dio a conocer su propósito.
  • El suicidio se produce sin previo aviso: Los estudios indican que las personas que se suicidan proporcionan muchos indicios y advertencias sobre sus intenciones. Muchas acuden semanas previas a servicio de Salud Mental. Es cierto que hay casos que ocurren sin previo aviso, pero no son la mayoría.
  • Las personas suicidas están decididas a morir: La mayoría están indecisas sobre vivir o morir.
  • Una vez que una persona está en estado suicida, lo estará para siempre: Están en estado de crisis suicida sólo por un tiempo. Aunque esto no descarta el trabajo terapéutico para descartar posibles intentos futuros. Existen datos a favor de que a mayor número de intentos previos, mayor es la posibilidad de que se consume el suicidio en un intento posterior.
  • La mejoría después de las crisis suicidas, indica que el riesgo de suicidio se ha superado: Hay muchos casos de suicidios que ocurren 3 meses después de comenzar una aparente mejoría, momento en el que la persona tiene la suficiente energía para poner en práctica sus ideas. Suele suceder en episodios depresivos. Hay que estar atento a las recuperaciones espontáneas.
  • El suicidio es mucho más frecuente en un nivel socio-económico concreto: El suicidio está proporcionalmente distribuido en todos los niveles de la sociedad.
  • El suicidio se hereda o está en la familia: Se trata de un patrón individual. Lo que se hereda es una predisposición frente a trastornos depresivos, pero no la idea suicida como tal.
  • El motivo del suicidio se puede establecer fácilmente: Es muy difícil entender por qué una persona decide suicidarse.
  • Una persona con una enfermedad física terminal, no contempla la posibilidad del suicidio: De hecho se trata de una posibilidad que frecuentemente se puede contemplar, para dar fin al sufrimiento de su situación física, aún viendo que la muerte por la enfermedad es inminente. Se da con frecuencia en los ancianos, donde en algunas ocasiones tiene que ver con percibir que son una carga para sus familiares.
  • El suicidio está influido por las estaciones del año, la latitud y las condiciones climatológicas en general o los días de la semana: No hay evidencias suficientes para afirmar esto.
  • Pensar en el suicidio es algo que casi no sucede: En personas sin trastornos psicológicos (población no clínica), se estima que desde un 40%, hasta el 80% han pensado alguna vez en el suicidio. El problema vendría cuando esos pensamientos se vuelven cada vez más frecuentes.
  • Preguntar a una persona sobre sus ideas de suicidio, puede llevarla a intentar suicidarse: Muchas personas se sienten más aliviadas al poder expresar sus ideas sobre el suicidio. De hecho, en la práctica clínica, es necesario indagar en estas ideas.
  • Las personas que realizan intentos con baja letalidad no están pensando realmente en suicidarse: Se está confundiendo la letalidad con la intencionalidad. Puede que la persona no esté informada sobre el método, por ejemplo, cuántas pastillas a de tomar de golpe para suicidarse.
  • Todos los que cometen suicidio están deprimidos: Aunque la depresión es uno de los trastornos más frecuentes asociados al suicidio, existen muchos otros que son altamente influyentes ante el suicidio (como el trastorno bipolar, algunas adicciones a sustancias).
  • Todas las personas que amenazan con suicidarse lo hacen para manipular a otros: No es necesariamente la manipulación la principal motivación, de ser así se le da mayor gravedad al hecho. No es cierto que los intentos de suicidio con intención de generar cambios en el entorno sean menos peligrosos, que los que tienen como motivación acabar con el sufrimiento personal.
  • Las personas que amenazan con suicidarse, sólo quieren llamar la atención: Pensamos erróneamente que llamar la atención no es bueno. Puede ocurrir que la persona que amenaza con suicidarse quiera llamar la atención, y por tanto debemos prestársela, porque está reclamando ayuda.

Víctor Márquez Exojo

Psicólogo General Sanitario – Experto en Inteligencia Emocional

Anuncios

Autor:

Psicólogo General Sanitario. Experto en Inteligencia Emocional

Un comentario sobre “SUICIDIO: Mitos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s