Publicado en Inteligencia Emocional

RESOLVER CONFLICTOS (I): TRES FORMAS DE AFRONTARLOS

Vivir en sociedad tarde o temprano genera conflictos. Somos tantos y las opiniones son como los culos, cada uno tenemos uno.

Te habrá pasado, en ocasiones, que parece que el resto quiere imponerte y convencerte de lo que opinan, de su realidad. Otras veces eres tú quien lo impone a los demás. Y es que nuestra forma de percibir el mundo es diferente y a la hora de expresarlo nos encontramos con ideas diferentes, lo que genera en conflictos con los demás (y a veces con nosotros mismos, pero eso es otra historia).

conlicto I (2)

Cuando hablo de conflicto, no me refiero a una pelea a puñetazo limpio o a gritarnos e insultarnos (que también lo son). Me refiero hecho de encontrar dos ideas opuestas. Teniendo en cuenta esto y que todos los días nos cruzamos con alguien que va a tener una idea y una percepción diferente a nosotros, todos los días tenemos la oportunidad de afrontar un conflicto.

Existen tres formas de afrontar un conflicto:

1. La forma agresiva:

  • Tu opinión es la que vale y no hay más.
  • Atacas a la otra persona. La insultas o descalificas.
  • Menosprecias las opiniones de los otros.

Lo bueno de esta forma: En principio mostrarse agresivo puede llevarte a conseguir lo que quieres y salirte con la tuya.

Lo malo de esta forma: Te tendrán miedo, quizás te den la razón pero no porque la respeten, solo por miedo. A la larga no solo evitaran dialogar contigo, sino que también evitarán relacionarse contigo.

2. La forma pasiva:

  • Cedes demasiado.
  • No tienes en cuenta tu propia opinión.
  • Tus opiniones no son válidas.

Lo bueno de esta forma: El conflicto se resuelve casi de inmediato. Porque enseguida das la razón a la otra persona, por lo que no puede haber conflicto si las dos partes estáis de acuerdo.

Lo malo de esta forma: No expresas tus opiniones. Tus ideas se desvanecen y no salen a la luz. A la larga puede que no se te tenga en cuenta para tomar decisiones, total harás lo que diga la mayoría o el más fuerte. Pero recuerda que no conseguirás tus objetivos y tus deseos en la mayoría de las veces.

3. La forma asertiva:

  • Respetas la opinión de la otra persona (aunque no estés de acuerdo) y la tuya propia.
  • Te centras en los hechos. Evitas poner calificativos a la otra persona.
  • Si es posible intentas encontrar una solución para ambos.

Lo bueno de esta forma: Tienes más posibilidades de lograr tus objetivos. Tus relaciones con los demás mejorarán. Te sentirás mejor contigo al saber que puedes expresarte sin temor “al que dirán”. Te percibes con recursos personales para superar tus dificultades.

Lo malo de esta forma: Es más laboriosa, requiere un esfuerzo por tu parte. Necesitarás aprender ciertas habilidades (si no las tienes ya) y a veces te tendrás que armar de paciencia, por ejemplo para discutir con una persona que utiliza la forma agresiva.

Bien, ya conoces las tres formas básicas de afrontar un conflicto. Ahora, ¿cuál es la mejor?

Para la mayoría de los casos la forma más recomendable es la forma asertiva. Sin embargo, hay excepciones:

  • Cuando te juegas tu puesto de trabajo y no tienes apoyos, discutir con tu jefe puede no ser la mejor solución. En este caso por ejemplo será más útil la forma pasiva.
  • Te encuentras en peligro (por ejemplo un atraco), la otra persona es más fuerte que tú. Será mejor ser pasivo en esos momentos si con ello te mantienes con vida.

Te he puesto dos excepciones y en las dos la forma más indicada parece la pasiva. Sinceramente, no se me ocurre ninguna situación en la que la forma correcta sea la agresiva. En mi opinión, siempre hay una alternativa a esa forma. Aún así, te invito a que si se te ocurre una situación en la que se utilice una forma agresiva para resolver un conflicto, la expreses y la compartas.

Para terminar decirte: No experimentes los conflictos como una batalla o una lucha personal contra la otra persona, sino como una oportunidad para compartir ideas y llegar a un punto en común. Advertencia, esto es más fácil decirlo que hacerlo.

En la próxima parte veremos cómo identificar en una persona, la forma de resolver un conflicto que está usando.

Víctor Márquez Exojo

Psicólogo General Sanitario – Experto en Inteligencia Emocional

Anuncios

Autor:

Psicólogo General Sanitario. Experto en Inteligencia Emocional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s