Publicado en Temas Interesantes

LA OBSESIÓN POR LA FELICIDAD (II) – LO BUENO DE ESTAR TRISTE

Como ya comenté en la primera parte, la búsquedad constante de la felicidad no es algo necesariamente bueno. Pero, ¿de verdad puede haber algo bueno en sentirse triste?

Pues resulta que sí. La tristeza es una de las emociones primarias que todos tenemos y por lo tanto, una función adaptativa de nuestro cuerpo, entonces ya podemos descartarla como mala.

lágrima

Cuando estamos tristes podemos tener un periodo en el que nos sentimos inútiles, frustrados, etc. Después, lo que suele pasar es que empezamos a dibujar en nuestra cabeza un plan de acción, empezamos a pensar en soluciones para superar esa tristeza. Si por ejemplo, pierdes tu empleo, te frustras, te sientes muy mal, pero pasado un tiempo comienzas a pensar en buscar otro empleo y cómo hacerlo, es decir, empiezas a poner soluciones para tu situaciones. Por lo tanto, estar triste te hace sentir mal, pero también te motiva para que ocurran cambios.

Cuando estás feliz no percibes que haya nada que tengas que cambiar, así que sigues con tu rutina, ¿para que vas a cambiar nada, si todo está bien? Estar triste te hace ponerte las pilas para buscar soluciones cuando ocurre un problema. Imagina que ocurre un problema, pero sigues en tu estado de felicidad, puede que busques soluciones, pero seguro que no le dedicas tanta atención como cuando estás tristes, porque te resultará más motivante el querer salir de ese estado que te hace sentir mal.

Y es que además de motivarte para realizar cambios, un estado de tristeza, te hace tener juicios más precisos. Tus decisiones a la hora de actuar pueden resultar más precisas y prudentes que cuando estás en un estado de felicidad, en el cual apenas se perciben peligros. Valoras mejor las posibles alternativas y prestas más atención a las posibles consecuencias futuras de cada una.

Otro aspecto beneficioso de mostrarse triste ante los demás, es que éstos te perciben más vulnerable, por lo que estarán más predispuestos a echarte una mano, si es necesario. Si tendemos a ir de “súpermachos” y “súperhembras”, seguramente la gente de nuestro alrededor no se preste a ayudarnos, porque ven que nosotros solos nos valemos. Ya sabes, no ocultes que estás triste, porque puedes encontrar apoyos más fácilmente.

En resumen, el sentimiento de tristeza nos hace sentir mal, nos hace tener una percepción de nosotros mismos en la que no servimos de mucho. Sin embargo, también favorece que seamos más creativos a la hora de buscar soluciones, de conseguir apoyos, de motivarte para persistir en tu tarea.

Pero cuidadín, no te vayas al extremo de estar siempre triste y ser una persona pesimista y desgraciada. NO. Te recuerdo, que estar siempre triste tampoco es beneficioso. Si notas que pasas largos periodos de tiempo triste (esto es relativo, dependiendo de la causa por la que estés triste), en los que no se te ocurren alternativas para conseguir cambios, ni tienes motivación para hacerlo, y te aíslas de los demás, entonces estar triste ya no está cumpliendo su función y sería bueno consultar a un profesional para que te ayude.

Para terminar quiero decirte, que sea cual sea tu concepto de felicidad, creo que éste no tiene que implicar dejar de sentir el resto de emociones. Ese no debería ser tu objetivo, porque como acabas de leer sentirte triste tiene sus cosas buenas y esa etapa de tristeza, te está ayudando a darte cuenta de posibles cambios que tengas que hacer. Así que, no te obsesiones por estar siempre contento y feliz, porque no percibirás los beneficios que pueden tener el resto de emociones, como en este caso la tristeza.

Víctor Márquez Exojo

Psicólogo General Sanitario – Experto en Inteligencia Emocional

Anuncios

Autor:

Psicólogo General Sanitario. Experto en Inteligencia Emocional

Un comentario sobre “LA OBSESIÓN POR LA FELICIDAD (II) – LO BUENO DE ESTAR TRISTE

  1. Mucha razón. Vivimos en una sociedad neurotizada. Circunstancias como capitalismo, consumismo, estres, individualismo y hedonismo occidentales, etc.. nos empujan, sin darnos cuenta, a ello. Dos frases que escuché: “La felicidad no es un estado sino una tendencia”, “Echarle azúcar a los problemas aumenta la diabetes”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s