Publicado en Inteligencia Emocional

LA ASERTIVIDAD (IV): ¡¡A PRACTICAR!! (cont.)

Si recuerdas ser asertivo es poder expresarte de manera clara y defender tus propias opiniones en el momento oportuno, respetando las opiniones del resto (aunque no estés de acuerdo). Algo que funciona muy bien para practicar la asertividad es seguir 4 pasos:

Set of Comic Clouds and bubbles

1. Narra los hechos.

Di lo que está pasando o lo que ha pasado, para poner en situación y en el mismo contexto a la persona que tienes delante.

2. Expresa cómo te sientes y lo que piensas.

Comenta lo que la situación que estáis viviendo te hace sentir y lo que piensas respecto a eso. Hazlo sin responsabilizar a la persona que tienes delante de esos pensamientos y sentimientos.

3. Elogia/Pide cambios de lo que quieres.

Si lo que está ocurriendo no te gusta, pide cambios de cómo te gustaría que fueran las cosas. Si por el contrario, te está gustando, refuérzalo con un elogio sincero a la otra persona.

4. Deja claro que va a pasar. De forma positiva.

Por último anuncia las consecuencias de los cambios o de que las cosas continúen igual de bien. Es mejor centrarse en los puntos positivos que van a pasar o que van a seguir pasando.

Con un ejemplo lo vas entender mejor:

Tienes una tienda de electrodomésticos. Un cliente vuelve con un artículo que compró y dice muy enfadado:

–          ¡Esto que me vendiste está roto! ¡Ni siquiera he podido probarlo, ni se enciende! ¡Cámbiamelo por otro o devuélveme el dinero!

–          Señor, discúlpeme. Entiendo que esté enfadado por haber encontrado el producto roto, yo también me enfadaría al comprar algo roto. Gritándome no vamos a conseguir que se arregle y a mí personalmente me hace sentir mal, preferiría que no me gritara, así podré trabajar mejor y atenderle como es debido. Déjeme que compruebe el aparato y como está en garantía, no tendremos ningún problema en cambiárselo por otro o en devolverle el importe.

Vamos a verlo desglosado:

–          ¡Esto que me vendiste está roto! ¡Ni siquiera he podido probarlo, ni se enciende! ¡Cámbiamelo por otro o devuélveme el dinero!

–          Señor, discúlpeme. Entiendo que esté enfadado por haber encontrado el producto roto, yo también me enfadaría al comprar algo roto (1. Narro lo que ocurre). Gritándome no vamos a conseguir que se arregle (Sigo narrando) y a mí personalmente me hace sentir mal (2. Expreso mi opinión, cómo me siento), preferiría que no me gritara (3. Pido un cambio en su actitud), así podré trabajar mejor y atenderle como es debido (4. Dejo claro lo que va a pasar). Déjeme que compruebe el aparato y como está en garantía, no tendremos ningún problema en cambiárselo por otro o en devolverle el importe (Le sigo diciendo lo que va a pasar).

En este ejemplo, muestro como tener una actitud asertiva ante una persona que está teniendo un comportamiento irracional, una actitud agresiva hacia nosotros.

Pero en nuestra vida no solo nos vamos a encontrar con este tipo de circunstancias. Te pongo otro ejemplo:

Queremos irnos de fin de semana con nuestros amigos y amigas. Cada uno tiene unos gustos, una parte prefiere ir a una casa rural, cerca de la montaña para poder hacer senderismo y pasear por el pueblo. Otros prefieren la playa, un pequeño chalet cerca de la costa, en una zona más concurrida. Empezáis a hablar de lo que prefiere cada uno, pasan las horas y no llegáis a ningún acuerdo. Y dices:

–          A ver gente. Hemos quedado para intentar decidir dónde vamos de fin de semana. Ya llevamos dos horas y no hemos avanzado nada. Ya sabéis cuál es mi preferencia. La verdad es que me gustaría poder decidirlo hoy y empezar a organizarnos. Como no nos ponemos de acuerdo, ¿qué os parece si lo hacemos a suertes? Ya que hay dos alternativas. Así queda claro y podemos ir preparándonos, y para otro fin de semana vamos al otro sitio que teníamos pensado. ¿Os parece?

Ahora con los puntos:

–          A ver gente. Hemos quedado para intentar decidir dónde vamos de fin de semana. Ya llevamos dos horas y no hemos avanzado nada. Ya sabéis cuál es mi preferencia (1. Narro lo que pasa). La verdad es que me gustaría poder decidirlo hoy y empezar a organizarnos (2. Expreso lo que pienso). Como no nos ponemos de acuerdo, ¿qué os parece si lo hacemos a suertes? Ya que hay dos alternativas (3. Pido un cambio). Así queda claro y podemos ir preparándonos, y para otro fin de semana vamos al otro sitio que teníamos pensado. ¿Os parece? (4. Digo lo que va a pasar en positivo).

ΨΨΨ

Para terminar, te propongo varias situaciones, para que seas tú quién intente imaginarse cómo actuarias de forma asertiva:

1. Estás en una cita. Y la persona con la que estás te gusta mucho. Propones varios sitios a los que ir, varios planes. Sin embargo, la persona que te acompaña le da todo igual, no parece que tenga iniciativa e irá donde tu digas sin rechistar. Así es, estás ante una persona que está teniendo una actitud pasiva. De ti depende si quieres continuar con la cita, si quieres que cambie de actitud o si prefieres terminar la cita en ese momento, pero ten en cuenta que te gusta mucho. Elijas la alternativa que elijas, hazlo con una actitud asertiva.

2. Tus amigos te han organizado una fiesta sorpresa. A ti, siempre te había hecho ilusión estas cosas. Durante la fiesta te lo estás pasando muy bien y te enteras que quién lo ha organizado todo es tu amigo Tomás. Quieres expresarle tu gratitud. Ser asertivo también incluye saber decir elogios sinceros. ¿Cómo lo harías?

Al principio, cuando no tenemos mucha experiencia siendo asertivo en una situación concreta, es recomendable que sigamos los cuatro puntos por orden. Una vez ya le hemos pillado el tranquillo podemos mezclarlos, incluso si lo vemos necesario, podemos omitir alguno de ellos. Como siempre digo, cada situación y cada persona son diferentes. Las reglas están para guiarnos, pero debemos ser flexibles, por lo tanto se pueden modificar si así lo consideramos.

Si te surge alguna duda, quieres consultarme algo o simplemente quieres compartir alguna idea más, deja un comentario o escríbeme al e-mail: marquez.exojo.psicologia@gmail.com

Víctor Márquez Exojo

Psicólogo General Sanitario – Experto en Inteligencia Emocional

Anuncios

Autor:

Psicólogo General Sanitario. Experto en Inteligencia Emocional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s