Publicado en Temas Interesantes

PROCRASTINACIÓN

Que palabra tan rara, ¿verdad? Suena a un efecto secundario de algún medicamento. En realidad, es algo que todos hacemos. A ver si te suena esto:

Tienes un trabajo que hacer y antes de ponerte a ello piensas: “Debería limpiar un poco la casa antes de empezar”.

O tienes que hablar con un amigo para preguntarle por un regalo porque vais de cumpleaños y piensas: “Bueno seguro que me llama él, si no me llama para después de comer lo haré yo”.

Y qué me dices cuando has tenido que estudiar para un examen. ¿Cuántas veces lo has ido dejando para los últimos días?

procastinar listo

Todo eso de dejar para más tarde algo que puedes hacer ahora se llama procrastinar. Y es algo que todos hacemos, unos más que otros, pero todos nos hemos puesto alguna excusa para dejar algo para más tarde. Yo por ejemplo he estado procrastinando este post bastante tiempo, así que tampoco me libro.

Pero, ¿por qué hacemos esto? ¿Por qué hay días que encontramos mejores cosas que hacer que las que tocaría? Pues porque nuestro cerebro quiere hacer el mínimo esfuerzo posible y normalmente las cosas que dejamos para más tarde requieren salir de una rutina que tenemos establecida.

A nuestro cerebro no le gusta lo nuevo, le gusta lo conocido. Por eso, muchas veces, las alternativas que nos planteamos son tareas relativamente conocidas y sencillas para nosotros, cosas que ya hemos hecho antes y que no nos suponen un esfuerzo excesivo. Por ejemplo, en vez de ponerme a hacer el trabajo, ordeno la casa. En vez de estudiar, veo la tele. Total el examen es dentro de dos semanas, tengo tiempo.

Además de que a nuestro cerebro no le gusta emprender nuevas tareas, tampoco le entusiasma dejar de hacer lo que está haciendo, eso de cambiar de tarea de golpe, sin más, no lo lleva bien. Es perezoso pero no tonto, así que nos manda señales que nos hacen razonar porque es mejor no emprender algo nuevo y seguir, por ejemplo, viendo la tele aunque no haya nada que nos resulte de especial interés.

Ya he dicho que es algo que todos hacemos, pero si se convierte en una costumbre, si se generaliza en las actividades de nuestro día a día, la procrastinación puede volverse un problema. Y es que, lo de convertirnos en “procrastinadores profesionales” no solo puede llevarnos a retrasar ciertas responsabilidades o decisiones. También puede ocurrir que proyectos que se nos han ocurrido, ideas que pueden ser innovadoras, nunca las llevemos a cabo por la simple pereza que nos genera nuestro cerebro al querer emprender algo nuevo.

Por eso, es importante que sepamos que cuando nos ponemos esas excusas es porque nuestro cerebro es un vago. De modo que, aunque hoy en día parece normal lo de retrasar nuestros proyectos o sustituirlos por otros más simples, en realidad estamos convirtiéndonos en vagos, en “procrastinadores profesionales”. Así que, deja de ponerte excusas o si te las pones no le hagas caso a tu cerebro, y haz lo que tenías pensado.

Claro que esto de dejar de hacerle caso a tu cerebro, dejar de ponernos excusas es muy fácil de decir, pero ¿acaso pensabas que iba a terminar este post sin darte alguna estrategia para poder combatir esa pereza al primer paso?

La primera técnica que te propongo es organizarte. Hacerte un horario y cumplirlo. Prioriza las actividades que requieren más atención o tienen que estar hechas cuanto antes, pero no descuides las otras.

Y ahora me dirás: “¿Hacerme un horario? tengo mejores cosas que hacer que ponerme a pensar en hacerme un horario”. Estas procrastinando, pero no importa, porque con la siguiente técnica no vas a tener excusa.

Otra técnica que da buenos resultados se llama Solo unos Minutos. Es una técnica propuesta por la psicóloga rusa Bliuma Zeigarnik. Consiste en decidir hacer lo que nos hemos propuesto durante 5 minutos y después podemos dejarlo. Sin embargo, cuando empezamos, nos va a costar dejarlo. Recuerda que a nuestro cerebro no le gusta que estemos cambiando de actividad constantemente. Y si nos autoengañamos diciéndonos “Estudio 5 minutos y vuelvo a ver la tele”, es probable que sigamos estudiando más de 5 minutos.

Para terminar, si quieres saber más sobre la procrastinación o el arte de dejar las cosas para más tarde; te recomiendo un autor, William Knaus, que describe las bases psicológicas y de personalidad características para ser un procrastinador/a profesional, en su trabajo “Superar el hábito de posponer”.

Espero que este post no solo te haya servido para procrastinar alguna de tus tareas y ahora tengas más claro que no tienes excusa para dedicarle tiempo a tus responsabilidades y proyectos.

Víctor Márquez Exojo

Psicólogo General Sanitario – Experto en Inteligencia Emocional

Anuncios

Autor:

Psicólogo General Sanitario. Experto en Inteligencia Emocional

Un comentario sobre “PROCRASTINACIÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s