Publicado en Inteligencia Emocional

ILUSIÓNATE ¡¡HAZLO Y PUNTO!!

Últimamente no paran de llegarnos mensajes de lo mal que está el mundo, de lo difícil que es avanzar, que no podemos hacer esto o lo otro. Parece que el mundo se empeñe en recordarnos cada fallo, cada mal momento que hemos pasado, cada cagada que hemos tenido.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Todos estos mensajes nos están afectando negativamente y están afectando a nuestras emociones, haciendo que dejemos de tener ilusión por nuestros proyectos, dejemos de tener ganas de levantarnos por la mañana, de odiar nuestros trabajos, de no querer saber nada de amigos o familiares, de no querer estar con la persona que de verdad queremos… Estos pensamientos nos deprimen y hacen que abandonemos nuestros sueños. En definitiva, están haciendo que perdamos las ganas de vivir, la ilusión por vivir.

¿Y la culpa de quién es? ¿De toda esa gente que te dice que no sabes hacer bien las cosas? ¿Del gobierno que te pone trabas para poder salir adelante? ¿Del destino que lo quiere así, quiere joderte y punto? No. La culpa la tienes tú, la culpa la tenemos cada uno de nosotros que nos creemos esos mensajes negativos que nos llegan del exterior y que convertimos en verdades absolutas en nuestra cabeza. Somos los últimos responsables de cómo nos sentimos. Alguien puede insultarme, decirme que soy un mal psicólogo, que no tengo ni idea de nada. Soy yo, el que decide si me lo creo o no, soy yo, el que decide sentirse mal o no por ese comentario.

La gente va a tener siempre una opinión de lo que haces y lo que dejas de hacer. Puede ser buena o mala, puede gustarte o no; pero siempre van a opinar. Incluso van a opinar si no haces nada. Así que haz lo que quieras, haz lo que te gusta, lo que te haga ilusión, no a todos les va a encantar, ni les va a reportar algo beneficioso, pero va a haber a alguien que sí que va a hacer feliz y es a ti, así que ¡¡hazlo y punto!!

No hay mejor razón para hacer algo que tener ganas de hacerlo, ponernos excusas no nos va a dar la felicidad, no nos va hacer reír, no va a hacer que avancemos como personas. Arriésgate, equivócate, aprende, diviértete, ten curiosidad, ilusiónate. Deja ya de leer este post y ponte a hacer lo que te apetece. Y si ahora no puedes, piensa en un momento del día para hacerlo, organízate como quieras, pero hazlo y punto. Dile a esa vocecita de tu cabeza, que no para de chillar “puedes estar cometiendo un error”, “te vas a equivocar”, “le vas a molestar por decirle eso”, ¡¡¡que se calle!!!

Nos torturamos a nosotros mismos, dándole vueltas a la cabeza. Nos empeñamos en resistirnos a sentir de verdad, por temor a que nos hagan daño, a que se rían de nosotros. Nos inventamos excusas para justificar que no debemos sentirnos como nos sentimos en algún momento. No nos dejamos llevar por nuestras emociones y estamos dejando de prestar atención a las sensaciones de todo nuestro cuerpo. Y al final, las preocupaciones acaban por manifestarse a través del cuerpo, como dolores de cabeza, dolor de espalda, de estómago, notar una presión en la garganta, cansancio… ¿Te suenan? A mí sí. Deja de comerte la cabeza, de hacer caso a lo que te dice tu razón y empieza a hacer caso de lo que te dice tu cuerpo.

Queridos lectores y lectoras, los seres humanos somos el único animal con la capacidad de jodernos la vida. Nos preocupamos más por cosas que no han pasado o que nunca pasarán. Nos preocupamos por el futuro y el pasado y hemos dejado de vivir el presente.

Nos estamos acostumbrando a sufrir. A no dejarnos llevar por nuestras emociones. A ponernos excusas para no hacer esto o lo otro. Pues a mí no me da la gana de acostumbrarme, y me gustaría que tú tampoco te acostumbraras.

Podemos hacer mucho más de lo que nos pensamos, pero hemos perdido la ilusión. Y la hemos perdido a nivel global. Las emociones son contagiosas y ese sentimiento de que ya no somos capaces de poder hacer nada, creer que no podemos salir adelante, creer que somos una mierda pinchada en un palo, se ha extendido muy rápido. Y lo peor es que nos lo estamos creyendo.

Pero igual que se ha extendido lo malo, podemos hacer que se extienda lo bueno o por lo menos que no nos salpique y volver cada uno a tener ilusión. Ilusión por crear nuevos proyectos, por estar con la persona querida, por tener nuevos sueños y luchar por ellos, por seguir con nuestras vidas. Al igual que en la foto del principio, podemos volver a reconstruir nuestra ilusión por vivir. Solo hay que esforzarse.

¿Cómo?

Márcate objetivos simples y felicítate por conseguirlos. Por ejemplo, ¿Te han llamado para una entrevista de trabajo? Felicítate por ir a la entrevista, te den o no el trabajo. Si te lo dan, vuélvete a felicitar ¡¡Hazlo y punto!!

Dedícate sonrisas en el espejo, ríete delante del espejo. Parece una tontería y hasta puede que al principio sea ridículo, pero cuando empieces a reírte te reirás más. Si aguantas 1 minuto, empezarás a reírte y te saldrá alguna carcajada real. Y vas a notar como la tensión de tu cuerpo ha disminuido. ¡¡Hazlo y punto!!

Baila, canta, haz ejercicio, muévete. Pon tu canción favorita, súbele el volumen, levántate, cántala y báilala, no hace falta que sepas cantar ni bailar. ¡¡Hazlo y punto!!

Dedícate un tiempo para ti, un tiempo para estar a solas contigo, para hacer solo lo que te apetezca. El día tiene 24 horas, y puedes organizarte para que una de ellas, sea solo para ti. ¡¡Hazlo y punto!!

Elógiate, dite cosas bonitas, cosas que aprecies de ti. Nadie te conoce mejor que tú y sé que tienes puntos fuertes muy buenos. ¿Por qué lo sé? Porque todos los tenemos y tú no eres menos. Échate un piropo… o diez. ¡¡Hazlo y punto!!

No te reprimas, sácalo fuera. Dile a tu pareja, amigos, familiares, las cosas buenas de ellos, lo que aprecias de ellos. Dile lo que disfrutas con su compañía. No he sabido de nadie que se molestara por un piropo sincero, así que, ¡¡hazlo y punto!!

Insiste. No des por sentado que no puedes hacer algo porque haya salido mal o te encuentres un problema o te digan que no se puede hacer. Tus habilidades y experiencia aumentan cada vez que lo intentas. Insiste si de verdad quieres conseguirlo. ¡¡Hazlo y punto!!

Confía en ti. Nada acaba mal si sigues confiando en ti. Porque si lo haces encontrarás la forma de superar las dificultades. Confía en ti, todo va ir bien. ¡¡Hazlo y punto!!

Ilusiónate por vivir. ¡¡Hazlo y punto!!

Víctor Márquez Exojo

Psicólogo General Sanitario – Experto en Inteligencia Emocional

Anuncios

Autor:

Psicólogo General Sanitario. Experto en Inteligencia Emocional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s