Publicado en Inteligencia Emocional

EMPATÍA (I)

¿Te has fijado que a veces “copiamos” los gestos que hacen otras personas? ¿O que cuando vemos que alguien se da un golpe, parece que a nosotros también nos duela? ¿Y qué me decís de cuando vemos a alguien tan contento, que nos lo contagia? Si no os ha pasado, ya os pasará.

empatía

Todas esas situaciones en las que copiamos, nos dejamos contagiar y que incluso sentimos lo que la otra persona siente, se llama EMPATIZAR. Una capacidad que tenemos las personas, la cual, nos sirve para poder relacionarnos mejor con el resto.

Podemos definir la empatía como la capacidad para ponerse en el lugar de la otra persona, lo que quiere decir, ver las cosas desde su propia perspectiva y comprendiendo sus sentimientos.

Sin embargo, para empatizar de forma correcta, no solo es necesario conocer el punto de vista de la otra persona, también es necesario hacérselo saber, expresando (ya sea de manera verbal o no verbal) que le hemos entendido y que hemos conseguido ver las cosas desde su punto de vista, sin necesidad de llegar a compartirlo. Empatizar no nos obliga a tener la misma opinión que la otra persona.

Gracias a esta capacidad podemos obtener diversos beneficios en nuestras relaciones sociales. Seremos percibidos como personas con las que se puede hablar, incluso como personas con las que se “conecta”. Tendremos una mejor idea de por qué la gente actúa como lo hace y de sus motivaciones. Seremos capaces de resolver con mayor eficacia los conflictos que nos podamos encontrar con otras personas.

Podemos empatizar en mayor o menor medida, podemos hacerlo de forma consciente o inconsciente. Personalmente creo que hay situaciones en las que ser conscientes de que tenemos que ser empáticos nos puede ayudar mucho. Me refiero a situaciones de conflictos con otras personas o situaciones en las que aparezca una negociación.

Pero la empatía no solo se puede observar a nivel verbal o emocional. También podemos empatizar con nuestro lenguaje no verbal, por ejemplo copiando o imitando los gestos que las otras personas hacen. Nos sucede a diario, cuando pasamos mucho tiempo con una persona, adquirimos algunos de sus gestos o cuando estamos en una conversación solemos mantener una postura similar a la de la persona con la que hablamos. Estamos empatizando a nivel no verbal. Todo esto tiene que ver con unas neuronas, llamadas Neuronas Espejo (si quieres saber más de ellas haz clic aquí)

Para terminar, te presento dos situaciones en las que debes preguntarte cómo te comportarías tú.

Situación 1

En una cafetería estáis tú y un grupo de amigos hablando sobre el día que habéis tenido, haciendo chistes y contando anécdotas. Observas que tus amigos lo están pasando bien, hablan alto y se están riendo bastante.

Situación 2

La misma cafetería tú y tus mismos amigos, esta vez habláis sobre el estado de salud del padre de uno de ellos, el cual ha empeorado. Las caras de tus amigos son serias y alguna cabizbaja, el tono de voz también es bajo.

¿Cómo te comportas en cada situación?

Si al igual que yo, tienes alguna capacidad empática, en la situación 1 habrás pensado que lo mejor sería contar también algún chiste, reírse con ellos y que incluso tu tono de voz (te des o no cuenta) también es alto.

En la situación 2, habrás pensado algo parecido a que la noticia también te está afectando, incluso puede que experimentes alguna emoción de tristeza y que tu lenguaje no verbal es parecido al de tus amigos.

Se puede empatizar de muchas formas, y aunque estos ejemplos que os he propuesto son bastante sencillos, en nuestra vida nos encontraremos con situaciones en las que nos cueste o no podamos o sepamos empatizar. No nos alarmemos, quizás sea porque tenemos un mal día y no estemos prestando la atención que se requiere, quizás necesitamos más práctica, quizás no hay por donde pillar a esa persona o incluso no sintamos ninguna necesidad de empatizar con la persona que tenemos delante. Hay detalles que no podemos controlar.

Pero si nos centramos en los que sí podemos controlar, seremos más conscientes de cuándo y cómo empatizar. Cuestión de  práctica y por eso en la siguiente entrada relacionada con la empatía os propondré ejercicios prácticos para generar empatía y ser más conscientes de cuando empatizamos.

Un saludo.

Víctor Márquez Exojo.

Psicólogo General Sanitario – Experto en Inteligencia Emocional

Anuncios

Autor:

Psicólogo General Sanitario. Experto en Inteligencia Emocional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s